CUIDADOS

 

cuidados

Cuando decidimos aumentar nuestra familia con un nuevo miembro pei, debemos asegurarnos, al igual que con cualquier otra raza, que proviene de padres sanos y sin problemas de enfermedades hereditarias, de transmisión genética o congénitas. Debemos desmitificar la salud delicada del shar-pei. Sólo debemos adquirir a nuestro cachorro en un lugar que nos inspire confianza y dónde nos faciliten toda la información necesaria sobre sus progenitores y sobre la salud de los mismos, intentando con ello descartar problemas de piel, displasia, entropión, etc, en tu cachorro, sea Shar-Pei o de cualquier otra raza. Desde nuestra experiencia podemos decir que nunca hemos sufrido con nuestros perros ningún caso de los expuestos. El Shar-pei es un perro muy fuerte, eso sí, muy diferente al resto de razas, no sólo físicamente sino que, con su carácter también demuestra ser especial. Deseamos que todos estos consejos os sirvan y ayuden a criar sano y feliz a vuestro shar-pei; os llenará la casa de amor y felicidad y disfrutareis con él como uno más de la familia.